Días sin fumar.

Tuesday, August 4, 2009

Mis Plantas.

Tuesday, August 4, 2009 29
Cuando llegué a vivir a mi departamento, descubrí que cohabitaría con cuatro especímenes del reino vegetal, que eran la adoración de mi madre, y a quien prometí cuidarlos con esmero y dedicación. Siempre he sabido que no tengo onda con las plantas, simplemente, se mueren en mi presencia. Algunas se secan, otras se caen, otras son atacadas sin piedad por el gato. Convencida de que éstas habían sido muertes evitables, me decidí a mantener mis cuatro plantas con vida como fuera, y me acostumbré a regarlas una vez por semana, ahora que es invierno, a dejar la ventana abierta para que les de el aire, y a ubicarlas en lugares estratégicos donde puedan recibir luz, pero no tan directa para que no se pongan amarillas.
Han pasado dos meses desde que estoy a cargo de ellas y la mitad de mis plantas está agonizando. Mi lucky bamboo se rehúsa a crecer y se le secaron las hojas. Le he cambiado el agua, le cambié las piedras, y por último, le saqué las piedras y al agua le eché tierra. La otra enferma está pa la cola. Es una Chlorophytum Comosum Variegatum, más conocida como “ cinta” o “mala madre”. Estas plantas crecen en cualquier parte, mi ex casa está plagada de ellas, frondosas, lindas, y la mía llega a dar pena. Primero se le empezaron a secar las puntas a las hojas, y yo se las corté, como si fuera pelo, a ver si se arreglaban. No se arreglaron, se siguieron secando. Días después la planta estaba toda mustia, como deprimida. Le puse más agua, y nada. La cambié de macetero, y nada. Hoy se me ocurrió cambiarla de lugar, a lo mejor no le gustaba el living. La dejé junto a otra de su especie que está radiante, esperando que no termine de morirse de envidia o algo así.
 
El Lado C ◄Design by Pocket, BlogBulk Blogger Templates